×
Colegio Manantial
Slider

Seguridad, confianza y autoestima… un mundo de posibilidades para el desarrollo del aprendizaje.

miércoles, 25 octubre 2017 - 2:32 pm - Blogs

Hoy en día podemos observar diversas corrientes o posturas sobre cómo abordar las relaciones humanas, la convivencia en grupos de trabajo, en el ámbito escolar e incluso sobre las formas de crianza. Debemos tomar valor entonces, de que la familia es quien entrega la base para generar relaciones interpersonales de forma positiva y saludable, lo que conlleva progresivamente a la adquisición de aprendizajes altamente significativos para su personalidad y desarrollo humano.

Dentro de este panorama, es que tanto la escuela como la familia deben aunar criterios en favor del bienestar de cada niña o niño, trabajando de forma comprometida. El objetivo es fortalecer la integridad emocional, como también abordar de forma estable las múltiples situaciones de vida, las cuales involucran a su vez el ámbito escolar.

Esta es una invitación a trabajar en conjunto y cohesionar las labores como una cadena de posibilidades, para permitir a sus hijos o pupilos, alcanzar de forma positiva los objetivos de aprendizaje que demanda su realidad familiar, social o escolar.

¿Por qué una cadena de posibilidades?

Si bien, sabemos que los aprendizajes son progresivos en el tiempo, debemos entender que la actitud con la que se enfrentan los estudiantes a estos retos también lo es. Las formas de abordar y contener a los niños y niñas serán cruciales para el futuro, ya que bajo la dinámica que se establezca a nivel familiar, ellos enfrentarán la vida y las situaciones que esta involucre.

Para iniciar esta cadena se necesita fortalecer la seguridad, sobre sus relaciones y comportamientos.

Dentro de esta temática, es importante mantener normas claras, donde se establezcan parámetros sobre actitudes o actividades permitidas, dejando en claro desde un principio lo que es adecuado y lo que no. De este mismo modo, el diálogo es el pilar de todas las circunstancias emergentes, los estudiantes deben tener claridad de lo que hicieron bien, de los errores cometidos y de las consecuencias que conlleva un conflicto. Son estas instancias las que otorgan una oportunidad de expresar y entender que todas las situaciones de vida involucran un aprendizaje.

Consiguiente a esto, se genera la confianza tanto personal como en los demás, la cual llega a la mano de la seguridad. La razón es que los niñas y niñas logran determinar cómo actuar frente a las circunstancias que se presentan, con un fuerte cimiento en las experiencias previas y en la mediación que realizaron los adultos en ese momento. Es decir, responden con confianza si el ejemplo que han vivenciado se basa en la explicación y en la búsqueda de soluciones o lineamientos respetuosos frente a las adversidades.

Finalmente la autoestima es la consecuencia directa de lo anteriormente mencionado, resultando ser el reflejo de una persona que logra solucionar distintos escenarios, respondiendo de forma autónoma y respetuosa con los demás y con sí mismo. Si trabajamos con este fin, formaremos personas altamente conscientes de su realidad y sus objetivos, personas que trabajarán para conseguir sus metas, respetando sus ritmos personales y su entorno.

Los eslabones adecuados formarán una fuerte cadena de vida… trabajemos juntos para ello.

Con cariño, Dannyana Hurtado Alfaro, Psicopedagoga.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com